Estiliza tu silueta correctamente

 


10 datos interesantes que debes conocer sobre las fajas.


La faja de compresión es una pieza que puede ayudar a mujeres y a hombres a moldear su silueta. Sin embargo, para que esta pieza haga
su función de estilizar el cuerpo y hacer que la ropa luzca mejor, es
necesario seleccionar la pieza adecuada.
Para que tu compra valga la pena, a continuación, encontrarás 10
consejos importantes:


1. Lo primero que debes tener en mente es que se trata de un recurso
valioso para hacer que la ropa luzca mejor, pero no te hará perder
peso. Para rebajar es necesario que sigas una dieta saludable y una
rutina de ejercicios adecuada para tu condición física.


2. Nunca te compres una faja sin habértela probado antes. Por lo
general, estas piezas vienen en distintos niveles de compresión y
siempre hay que tener en consideración lo que estás dispuesta a
tolerar, pues las fajas siempre van a estar ceñidas al cuerpo y
ejercerán presión.


3. Las fajas ideales son aquellas que no se marcan debajo de la ropa y
que aun así, te hacen sentir cómoda sin querer quitártelas. La faja no
se debe enrollar cuando te bajas o te sientas.


4. La compresión de la faja depende de la marca y a la vez la
comodidad que busques.
“La tecnología en la faja se está moviendo a estilos que se sienten
suaves, cómodos y a la vez hacen su trabajo de recoger. Como es una
pieza de compresión debe quedar ajustada, pero eso también tiene
que ser a gusto de la persona”.

5. Las fajas deben de comprarse en el tamaño correcto y tomando en
cuenta tu cuerpo. Si tu problema es la barriga no debes usar fajas a la
cintura, sino hasta debajo del sostén o tipo ‘bodysuits’. Igual que si el
problema es las caderas solamente, no necesitas estar apretadas
hasta debajo del sostén.

 
6. En el caso de los hombres, las fajas de látex ayudan a quemar la
grasa más rápido. Al seleccionarla, la persona debe sentir
compresión, pero sin que apriete demasiado que le impida respirar o
le reste comodidad.


7. Los hombres no deben utilizar este tipo de fajas por periodos más
largos de ocho horas al día y por no más de seis días a la semana,
podría comprimir demasiado los órganos internos y causar daños a
largo plazo. Tampoco deben dormir con la faja.


8. Se recomienda que las fajas se coloquen sobre la piel limpia y sin
cremas, y se laven constantemente para eliminar las impurezas.


9. Toma en cuenta que también existen en el mercado las fajas
elásticas que ayudan a moldear la figura, también existen las
postquirúrgicas que ayudan en el proceso de desinflamación y evitan
la aparición de queloides (cicatriz hipertrófica) a pacientes que se
someten a algunos tipos de cirugía estética en diversas partes del
cuerpo. 


10. Otras son recomendadas para mujeres embarazadas porque
ayudan a soportar el peso abdominal, evitar los dolores de espalda,
disminuir la inflamación de las piernas y la formación de estrías.
Mientras que las de compresión se sugieren para ayudar a las
mujeres a recuperar la silueta después del parto.



Deja una respuesta